ARMADA Y LA FUERZA AÉREA DE MISHIMA

LA ARMADA

Armada de Mishima

Mishima solamente posee una Marina tradicional en Venus. Grandes flotas de megacruceros que navegan a través de los mares tropicales, cuidando el transporte de tropas y los buques cargueros. Cada Keiretsu proporciona su propia flota.

Lord Maru dispone de la más grande, su buque insignia, el Príncipe de los Dragones, es el más poderoso buque de guerra de todo Venus. Desplaza un cuarto de millón de toneladas y su cubierta parece erizada con las ingentes cantidades de cañones que la cubren. El casco blindado del Príncipe puede soportar el impacto del más poderoso misil anti-buque y sus enormes cañones de 1016 milímetros pueden reducir la mayoría de las fortalezas a escombros.

Mientras que cualquier Señor lo suficientemente rico puede poseer su propia flota de barcos, los tres Señores Herederos tienen el monopolio de la Flota Espacial, contando cada uno con su propia flota de naves mercantes y de guerra. Nadie más en la corporación puede poseer una nave espacial, excepto el Señor Supremo.

La más grande pertenece al Señor Heredero Moya, aunque la flota de Lord Maru se acerca en tamaño. La flota de Lady Mariko apenas se acerca a la mitad del tamaño de sus rivales, pero goza de mejores relaciones comerciales con las otras corporaciones.

El Señor Supremo tiene una nave bañada en oro que utiliza para hacer visitas ceremoniales en las raras ocasiones en que deja Luna.

LA FUERZA AÉREA

Fuerza Aerea de Mishima

Mishima no es precisamente líder en el sector aeroespacial. En los cavernosos mundos subterráneos de Mercurio utilizan zeppelines y helicópteros. El Señor Heredero Maru está haciendo todo lo posible para construir una fuerza aérea moderna en Venus, pero hasta ahora ha concentrado sus esfuerzos en reformar su ejército y su flota.

Por su parte Lady Mariko, como sus dominios se encuentran en los vastos desiertos de Marte y junto a las fronteras de la poderosa Capitol, se ha visto obligada una construir una gran y eficiente Fuerza Aérea. Lady Mariko ha seguido de cerca el sistema de Capitol para crear la estrategia de su Fuerza Aérea. Los helicópteros se utilizan a menudo para transportar tropas por sus extensos y escasamente poblados dominios.

Las unidades aéreas son parte del séquito de un Señor, por ello, el gasto que supone solo hace posible que puedan disponer de ellas los más ricos Señores. Pero incluso el mayor general tendrá a lo sumo una docena de aviones, y quizás cincuenta helicópteros. La excepción, claro está, son las fuerzas aéreas personales de los Señores Herederos, que pueden tener cientos de vehículos.

Debido a que su código guerrero hace hincapié en los duelos individuales y enfrentamientos de habilidad, la mayoría de los Samurai prefieren ser pilotos de combate, donde tienen las mayores posibilidades de enfrentarse con enemigos dignos. Por ello tienden a considerar a los bombarderos y las misiones de bombardeo como deshonrosas debido a que lanzan sus explosivos sobre enemigos a los que no siquiera pueden ver.

Esta filosofía Samurai provoca que la Fuerza Aérea de Mishima esté desproporcionada, abundando los cazas en detrimento de los bombarderos.

 

Unidades especiales del Ejército de Mishima < Anterior — Siguiente > Séquitos de los Señores Herederos