Por Alfie S. Quinn.

No cabe duda de que vivimos tiempos extraños. En mitad del confinamiento, entre bromas de Whatsapp, aplausos en el balcón y sobrellevar lo mejor posible la ausencia de partidas con miniaturas reales, nos llega ahora de forma un tanto ortodoxa el anuncio del regreso de nuestro juego favorito.

Todo comienza con el Episodio 50 de «Tales from a professional Nerd» en Youtube, de Bryan C.P. Steele, en el que, alejándose del Clickbait y sin grandes despliegues, menciona de forma cordial y seria que Warzone vuelve.

El vídeo, de una hora de duración, comenta la historia de nuestro juego desde sus inicios en tiempos de Target Games, pero quizá lo más importante sea la revelación de que la empresa americana Res Nova Games cuenta ya con los derechos de Warzone y están ya en las primeras fases de desarrollo del proyecto.

Res Nova Games han contratado a Bryan para trabajar en la mecánica del juego, como ya hiciera puliendo el aclamado (aunque no muy conocido) Dark Ages, de ahí que sea el propio presentador el que haga pública su participación en el proyecto. El objetivo de esta nueva empresa es volver a los orígenes de Warzone con un juego de escaramuzas con pocas miniaturas en mesa y que tenga lugar en la época anterior a la Cruzada Venusiana. Se centrarán en un juego equilibrado y sin vehículos o miniaturas grandes para, a medida que evolucione el juego, ir aumentando el número y tamaño de unidades jugables.

En cuanto a las miniaturas, el video no revela información alguna respecto a quién las va a porducir, escala o diseños, pero sí adelanta que ya cuentan con un prototipo de Blood Beret pintado que no puede enseñar en el video debido al confinamiento. Tampoco sabemos nada con respecto a si el juego tendrá compatibilidad con las miniaturas que ya tenemos o con el juego de Rol (se asume que no).

A título personal, lo súbito del anuncio deja en el abajo firmante sentimientos encontrados, a los que creo se une la mayoría de los jugadores de Warzone. Por un lado, son grandes noticias que esperamos auguren un gran futuro a nuestra IP favorita. Por otro lado, el cauteloso entusiasmo se mezcla con preocupación con respecto a lo que nos espera… ¿debemos deshacernos de nuestras miniaturas? ¿Y si el sistema de juego es totalmente diferente?

A pesar de las preocupaciones, de lo que no cabe duda es de que este es un momento importantísimo en la historia de Mutant Chronicles. A lo largo de los próximos meses, se irá desvelando más y más información e iremos siguiendo el progreso de esta nueva etapa con el mayor de los intereses.

¡Muy buena suerte a Res Nova Games y a Bryan y que la Luz del Cardenal os de sabiduría!