LA MEGACORPORACIÓN CYBERTRONIC

La verdadera estructura de Cybertronic (I)

Ningún gran proyecto puede comenzar sin una base sólida, y por eso los Tres Pilares de Cybertronic vieron la luz. Cada uno reposa sobre los demás para formar una pirámide, en cuyo pináculo está Alexander Durand – uno de los tres famosos Hermanos Durand. Bajo Alexander está la junta, un consejo de doce miembros divido de acuerdo a los Tres Pilares. No hay un Ejecutivo para cada pilar, en su lugar, los cuatro miembros que representan las separaciones entre cada pilar toman las decisiones de manera colectiva.

Esto viola la típica jerarquía corporativa y sin duda parecería alienígena a los empleados de las otras Cinco Grandes. Pocos conocen la estructura de la junta, pero los que la conocen a menudo se preguntan cómo funciona. La respuesta es sencilla: Alexander ES Cybertronic. Cada pilar es una faceta de su psyche, cada división una profundización más de su esencia. Así, el consejo de doce miembros es una especie de mente colmena, infundida con diferentes partes del ser que es Alexander. En cualquier momento, Alexander puede manifestar su voluntad directamente a través de los miembros del consejo, que no son sino clones suyos.

Las escasas apariciones en público que hace “Alexander” son probablemente sus duplicados. Estos clones son necesarios por dos razones. La más obvia es que Alexander necesita una cara pública. La realidad es que está atado de manera irrevocable a la Torre de Cybertronic, oscilando en algún punto entre hombre y máquina y firmemente en camino a la transhumanidad. Esto no es conocimiento común, ni ayudaría las relaciones públicas de Cybertronic si la naturaleza híbrida de Alexander fuese conocida. En segundo lugar, y más importante, las copias de los engramas neurales de Alexander son necesarios para facilitar apropiadamente su manifestación. Si bien puede comunicarse con, y a veces controlar a, empleados auxiliares con los chips apropiados implantados, la naturaleza alienígena de la mente de otra persona evita que Alexander pueda manifestarse directamente.

Los doce miembros del consejo no son tanto individuos como expresiones de la mente de Alexander. En el mismo sentido, los Tres Pilares y las Doce Divisiones son también expresiones de Alexander, su visión de Cybertronic y, por extensión, de la raza humana.

Si todo esto suena místico, eso es porque los Hermanos Durand tienen orígenes místicos. Cada Pilar y División representa un aspecto de una mente divina que, en este caso, se manifiesta a través de Alexander. No es ninguna sorpresa que haya sospechas y rivalidades entre Cybertronic y la Hermandad. Alexander se ha convertido en una manifestación de lo divino, o, al menos, busca la apoteosis.

Los Tres Pilares

Cada pilar representa uno de los tres aspectos centrales del ser. De acuerdo con una ya desaparecida religión, en el interior de la humanidad existen los aspectos masculino, femenino y neutro. Cybertronic está moldeado sobre este principio ancestral.

El aspecto femenino es el de la creación. En Cybertronic, esto es IDM –Investigación, Desarrollo y Manufactura. Ésta es la división que mira en el pasado en busca de tecnologías perdidas, y luego las nutre. De esta vieja tecnología, como el ADN de un ser humano, nacen nuevas innovaciones. De esta forma, IDM representa la habilidad femenina del nacimiento.

 

En términos prácticos, IDM representa las mentes de élite del mundo científico. NO solo buscan recuperar tecnología de antes de la Caída, sino también descifrar los secretos de la vida. No basta con entender a Cybertronic como una corporación, sino más bien como un organismo cuidadosamente dirigido cuyo objetivo es la forzosa evolución de la humanidad.

El aspecto masculino es de fuerza, agresión y guerra. No es ninguna sorpresa, por tanto, que SGI – Seguridad, Guerra e Inteligencia – refleje el aspecto masculino. SGI es el cazador y protector donde IDM es el criador. SGI espía, practica la guerra, y planea contra los enemigos de Cybertronic. Cybetronic honra y celebra la naturaleza fraccionada del ser humano en la supremacía que SGI mantiene sobre sus competidores. Los ejecutivos superiores en SGI se ven no como meros empleados, sino como guerreros inmersos en una cruzada por la humanidad. Las tropas puede que no lo vean de ésta manera, pero en todas se inculca una cultura de guerra tan vieja como la raza humana.

Entre el conservador aspecto femenino y el destructor aspecto masculino se encuentra el terreno neutral que es la capacidad humana para razonar. Esto se ve reflejado en el Pilar organizativo que es AEG – Administración, Economía y gerencia. Mientras AEG parece ser similar a la típica cultura corporativa más que los otros dos Pilares, también representa algo más que el mero intento organizativo. Menos glamuroso que SGI e IDM, AEG es el economista moderado, pronosticador y burócrata del que siempre ha dependido la civilización.

Los empleados de AEG se ven como los árbitros en los conflictos de las pasiones humanas. Son la razón y lógica frente a las imposiciones genéticas de crear y destruir vida. Es su deber el mantener el equilibrio entre los dos polos de los extremos humanos, y los dos extremos de Cybertronic. Vistos desde fuera, parecen similares a los trajeados de lujo que sirven como funcionarios para cualquier corporación. En realidad, los ejecutivos de élite son muy conscientes del equilibrio que mantienen.

Las Doce Divisiones

Los tres aspectos del ser se subdividen en otros doce, de ahí el lema del consejo “Doce de Tres” (aunque algunos piensan que puede referirse también a los Tres Hermanos Durand). Los preceptos filosóficos de los textos antiguos sobre los que se ha modelado Cybetronic ven el mundo y al hombre como emanaciones de una única fuente que después se manifiesta como una trinidad. Esta trinidad se subdivide en doce aspectos específicos. La totalidad de la existencia se puede ver como nuevas subdivisiones de las doce en esencias aún más especializadas. Cuán lejos puede llegar esta subdivisión es desconocido, puesto que tanto los textos como sus autores se han desvanecido de la memoria humana hace ya mucho tiempo.

Más adelante, las Doce Divisiones están definidas bajo el Pilar del que emanan. Cada división incluye una descripción tanto de su funcionamiento simbólico como del práctico, seguido de operaciones típicas (ideas par aventuras) para las que la división puede utilizar mercenarios. Adicionalmente, un PNJ se define brevemente para dar una idea del tipo de gente que trabaja para esa división.

IDP – Investigación, desarrollo y producción

Investigación y Desarrollo Avanzados (IDA)

La más importante de las cuatro divisiones en términos de producción final, IDA localiza tecnología perdida y la usa para crear nueva tecnología. Las mentes más grandes de corporaciones rivales se buscan para ésta división. El reclutamiento puede llevarse a cabo mediante ofertas, amenazas o secuestros seguidos de reajustes mentales.

Este aspecto crítico de Cybertronic se suele representar simbólicamente como memoria – no sólo memoria humana, reflejada en tecnología perdida, sino en la información codificada en la estructura del universo. Es de éstas memorias que surgen cosas nuevas. Dentro de IDA hay un respeto inmenso por el pasado y por la manera en que inevitablemente lleva al futuro. En términos prácticos, tecnología perdida de antes de la Caída es sometida a procesos de ingeniería inversa y utilizada para crear nuevas innovaciones. Paralelamente, el antiguo cuerpo corpóreo del hombre será mejorado mediante la cibernética para crear un nuevo ser.

Terrence Smith, arquéologo

Smith es en parte académico y en parte aventurero. Aunque emplea la mitad de su tiempo investigando registros centenarios en busca de cualquier pista que revele la localización de tecnología perdida, emplea la otra mitad de ese tiempo en recuperar dicha tecnología. Es familiar con los sistemas de seguridad, que hace tiempo se han vuelto locos, que protegen esas instalaciones. Es capaz de encontrar su camino, ya sea en un laberinto o en una pelea. Temerario y arrogante, Smith cree que no existe ningún artefacto que no pueda poseer.

“¿Buscador de gloria? Quizá lo sea. ¿Y qué? Todos estamos en el mismo equipo. Cybertronic tiene su misión, y yo tengo la mía. Puede que no lo disfrace con el mismo Hocus Pocus, como el resto de la corporación, pero eso no significa que no lo respete. ¿Ha estado alguna vez dentro de una tumba ancestral? ¿Puesto la mano en el muro y sentirlo calentarse mientras los ordenadores despiertan al reconocer ADN humano? Ésa es mi droga. Eran mejores que nosotros, nuestros ancestros. Hemos caído un largo camino. Cada pieza que traigo de vuelta nos acerca un paso más a donde nos quedamos. Cómo puede cualquiera conformarse con menos, no lo puedo entender. Págame otra copa, y te cuento más.”

LA VERDADERA ESTRUCTURA DE CYBERTRONIC (II)