KAMAKURA Y TOKUWOWA DEL EJÉRCITO DE MISHIMA

KAMAKURA

Son los guerreros más comunes de un Señor y es en gran parte el grueso de las tropas básicas de Mishima. Se nutre de ciudadanos comunes, ladrones y otros individuos caídos en desgracia. En el Kamakura, sin embargo, tienen la oportunidad de servir a la corporación de otra manera.

Para algunos, es la oportunidad para escapar de un castigo cruel en las prisiones de Mishima. Para otros, el Kamakura, solo sirve de vehiculo para encontrar la paz en su honor roto hace mucho tiempo.

Diablo Carmesi de Mishima

Diablo Carmesi de Mishima

Otros ven en el Kamakura la posibilidad de recuperar una apariencia honorable en la próxima vida. Para la mayoría, servir en el Kamakura, es la mejor manera de asegurar que su nombre aparecerá escrito con honor en los anales de la gran sociedad de Mishima.

Un Kamakura que sobrevive a muchas batallas y logra la victoria de su Señor, se asegura la atención de este y en última instancia, sus favores. La máxima aspiración que un soldado Kamakura puede tener llegar a ser ascendido a Tokugowa, esto no solo afecta a la promoción militar, también es un ascenso dentro de lo social para su familia.

En el campo de batalla, un Kamakura lucha ferozmente, impulsado al frenesí por las palabras de su Señor. Sorprendentemente, el Kamakura son legión, Mishima parece no tener límites a la hora de convocar a estos soldados, y su papel en el ejército se ha convertido en un pilar importantísimo.

El Kamakura está formado por:

Ashigaru

Durante siglos, solo los Samurai, los soldados de élite de la corporación, tenían el honor de participar en el combate. Pero las Guerras Corporativas y el primer asalto de la Legión Oscura diezmaron casi por completo el orgullo de las familias aristocráticas de Mishima.

Ashigaru de Mishima

Ashigaru de Mishima

Aunque Mercurio fue el planeta menos devastado por la Legión Oscura, las castas gobernantes sufrieron importantes perdidas, la megacorporación sufrió décadas de caos interno llegando casi a su desaparición. Solo gracias a las rígidas tradiciones que rigen Mishima se evito que su nombre se convirtiera en algo del pasado.

Como suele suceder con las heridas, Mishima se recuperó, llegando a ser incluso más fuerte de lo que era. Para evitar que esta crisis volviera a repetirse, el Señor Supremo Norita comprendió la necesidad de encontrar una nueva fuente de soldados para repeler a los enemigos de su imperio reconstruido.

Rompiendo con la tradición, comenzó a desplegar a los Comuneros en el campo de batalla, bajo el nombre de Ashigaru. Muchos tradicionalistas dentro de Mishima se rebelaron ante el hecho de que gente que para ellos carecía de honor estuviera recibiendo armas y el privilegio de participar en la batalla, pero Norita calló estás críticas haciéndoles entender que la corporación necesitaba aprovechar su vasta población para poder mantenerse en un universo que en ese momento estaba renaciendo.

A lo largo de los años, los Señores de Mishima han utilizado Ashigaru en diferentes formas. Para algunos forman ya parte importante del grueso de sus efectivos militares, mientras que otros los utilizan de mala gana, aferrados aun a las tradiciones antiguas.

Hoy en día, tanto Lord Moya como Lady Mariko utilizan Ashigaru en la batalla. La mayoría de estos Ashigaru son increíblemente leales a sus Señores ya que se les ha dado la oportunidad sin precedentes de ganar honor en combate.

Unos pocos incluso han sido elevados a la categoría de Samurai debido a su valentía. El Señor Heredero Maru ha limitado estrictamente el uso de Ashigaru en su ejército y no se adhiere a la aceptación ahora más común que prevalece en la sociedad.

Los Ashigaru son dirigidos por un Samurai Ronin contratado por el Señor, se les despliega donde la lucha es más dura, encontrándose siempre en la vanguardia del ataque. Son entrenados en una gran variedad de diferentes armas, lo que les permite mucha versatilidad. No cabe ya ninguna duda de que las Unidades de Apoyo Ashigaru se han ganado un lugar en el ejército moderno de Mishima.

Samurai Ronin

Samurai Ronin de Mishima

Samurai Ronin de Mishima

En la volátil política interna del tecno-feudalismo mishimes, el término “adquisición hostil” no puede ser más apropiado. La mayoría de las fusiones empresariales terminan con la cabeza de algún Señor rodando… literalmente.

Cuando un feudo de un Señor es destruido o absorbido por un rival, su séquito superviviente se queda sin dueño. Estos guerreros sin señor conservar su estatus de Samurai entre la sociedad de Mishima pero ya no se les considera séquito directo. Se han convertido en Ronin, para muchos, motivo de profunda vergüenza.

Un Ronin vale lo que su destreza en combate, esto hace que muchos de ellos aprendan el arte de la pistola junto con el arte de la espada. Hay bandas de Ronin que se alquilan a Keiretsu pequeños como servicio de protección o para atacar a feudos rivales. Algunos pueden ser, o estar relacionados con las Tríadas de Mishima. Hay Ronin que pueden llegar a instalarse en territorio de un Señor, aunque sin formar parte de su séquito, donde tratarán, tal vez en vano, de recuperar su honor perdido.

En el campo de batalla muchos Señores usan a menudo Ronin contratados para añadir potencia de fuego y experiencia a sus Kamakura sin llegar así a vaciar las arcas del Keiretsu o sus efectivos de Samurai. El Señor y sus vasallos no se preocupan en nada acerca de la seguridad o el regreso tras la batalla de un Samurai sin señor. Después de todo, son solo Ronin. Si bien se puede producir una excepción, esto es muy raro.

Diablos Carmesí

Diablo Carmesi de Mishima

Diablo Carmesi de Mishima

Los Diablos Carmesí creen en un “kami”, un espíritu, muy común en las viejas historias guerreras de Mishima. Creen que el “kami” poseyó el cuerpo de un diablo hace cientos de años y realizó buenas obras para el pueblo de Mishima. Algunos narradores dicen que el diablo era uno de los primeros Nefaritas, que fue poseído por uno de los Siete Sabios kami. Nadie sabe la verdad, pero los Diablos Carmesí nunca muestran miedo en la batalla, porque saben que el kami se hará cargo de sus almas cuando mueran.

Los Diablos Carmesí son un instrumento de terror empleado solo por los tres Señores Herederos. No existen en ningún Keiretsu y “oficialmente” se les considera parte de las Tríadas, la organización que maneja el mundo del hampa en Mishima. Son utilizados en secreto por los Señores Herederos para llevar a cabo ataques terroristas contra sus rivales, tanto dentro como fuera de Mishima.

Extraídos de las filas de las Tríadas, la mayoría de sus miembros se unen a los Diablos para evitar enfrentarse a los castigos por sus crímenes. Estos criminales son entrenados por un Samurai Ronin en las artes de la guerra antes de ser enviados al servicio del Señor Heredero. Son considerados hombres sin honor por aquellos que sirven en su ejército, en gran parte debido a la forma en que se nutren sus filas.

Su cara está sellada detrás de una máscara de respiración diseñada especialmente para no poder ser extraída. La única forma de quitarse esta mascara es si el Señor Heredero encuentra el servicio del Diablo ejemplar y considera que puede restaurar su honor.

Quienes conocen a los Diablos Carmesí saben lo que es el miedo. Aquellos que les hacen frente en el campo de batalla, aprenden a temerles.

Proyectiles de Guerra

Proyectil de Combate de Mishima

Proyectil de Combate de Mishima

Son plataformas semi-inteligentes, auto suficientes, con armas automáticas y se usan para misiones consideradas como suicidas. Son robots ultramodernos con sofisticados mecanismos. Extremadamente resistentes y con muchas armas, aunque también escasos y caros.

Hay tres tipos:

  • Combate
  • Reconocimiento
  • Suicidas

Los primeros están normalmente equipados con bombas y cañones automáticos, los segundos con cámaras y micrófonos y los terceros con una fuerte carga explosiva.

Sin Rostro

Aquellos que cometen algún delito grave o caen en deshonra se convierten en Sin Rostro. Es la peor pesadilla de cualquier mishimes unirse a estos descastados, lo que conlleva ser expulsados de la corporación y repudiados por sus familias. Sus caras son deformadas ritualmente con cicatrices y sus nombres se eliminan de los registros de Mishima. Su familia olvida que han existido y debe soportar para siempre la vergüenza que el Sin Rostro ha traído hasta ellos.

Si un mishimes se encuentra en la calle con un Sin Rostro no se dignará a reconocer su existencia, si el Sin Rostro habla, nadie va le va a escuchar. Es como si no existiera. Sin embargo, hay una manera de purgar la deshonra que el Sin Rostro ha llevado hasta su familia. Si se lo pide al Daimyo local, puede ser utilizado como un arma de la corporación Mishima, tras esto la familia será informada y la deshonra desaparecerá. En esta última tarea fatal, cargado de explosivos, un Sin Rostro podrá recuperar su honor perdido.

TOKUGOWA

Formada por la elite guerrera de Mishima, los Samurai y los Hatamoto. Regidos por estrictos códigos de honor y servicio a su Señor, forman parte de la comitiva de este y, si sus traiciones no se lo impiden, obtienen una amplia formación en los aspectos de la guerra moderna.

Samurai

El equipo de un Samurai es totalmente dependiente de su condición y riqueza. Se espera de todos los Samurai, excepto los de más bajo nivel, que aporten sus propias armas y armaduras. El equipo de estos Samurai de bajo nivel es proporcionado por su Señor.

Tatsu, héroe Samurai de Mishima

Tatsu, héroe Samurai de Mishima

Debido a que cada Samurai compra su propio equipo hay una gran disparidad entre las fuerzas de Mishima incluso entro los de Keiretsu de tamaño similar. Algunos Keiretsu prefieren enviar unidades más pequeñas con soldados altamente capacitados y muy bien equipados, mientras que otros proporcionan enormes hordas de guerreros con malas armaduras y armas.

 

Una cosa es cierta, y es que los Señores siempre tendrán armas y armaduras superiores a las de sus vasallos. Los Señores de un Keiretsu estarán a menudo equipados con armas de gran eficacia, armas que superan en mucho el poder de cualquier equipo que posean sus servidores.

El Hatamoto de un Señor estará generalmente mejor equipado que un Samurai estándar. En cualquier caso hay ciertos tipos o equipos que distinguen al guerrero de Mishima de los de cualquier otra corporación. Las espadas y la armadura.

La tradición exige a cada Samurai llevar dos hojas, la katana (la espada) y la wakizashi (la espada corta). Cada Samurai está capacitado para usar estas armas desde el nacimiento ya que estas hojas tienen un significado para el Samurai. Consideran el combate con la espada como la forma más honorable de lucha. Para un Samurai, el duelo a espada le permite mirar a los ojos de su oponente en el momento de la victoria o la derrota. Estas espadas son un símbolo físico del status de un Samurai, incluso de su honor. Cuando un Samurai cae en deshonra, utiliza la espada corta para destriparse a sí mismo en el ritual del seppuku.

El Samurai no es solo experto en el combate con espada. Todo Samurai también es entrenado en el uso de las armas modernas (armas de fuego, lanzallamas, etc.) aunque en el fondo, todos los Samurai considera estas armas de mal gusto.

Todo Samurai también necesita usar un traje de batalla en el combate. Algunas de estas armaduras son simples, ligeras de peso, con poca protección real en el combate. Otras armaduras de combate están muy mecanizadas, a fin de proporcionar a sus usuarios una mayor movilidad y fuerza. Casi todas están personalizadas para mostrar su lealtad a su Señor.

El Keiretsu Shoa, con la ayuda de Cybertronic, ha comenzado a producir recientemente una forma muy avanzada de armadura que proporciona a sus usuarios lo último en ventajas y protección.

Bushido Samurai

Dentro de los Samurai hay decenas de subcategorías que se dividen por sus creencias políticas y filosóficas. La mayoría de los extranjeros no se dan cuenta de esto, a menos que se encuentren con un ejemplo de extremismo.

Para la mayoría de los no mishimeses, todos los Samurai son iguales y ocupan un rango en la sociedad lleno de poder y autoridad. El Samurai Bushido es una de esas categorías de extremistas que ha hecho evidente y público su carácter distintivo, incluso a otras corporaciones.

Bushido Samurai de Mishima

Bushido Samurai de Mishima

Los guerreros de la sociedad Mishima que siguen la versión purista del Bushido han añadido ese titulo a su nombre y aplican en todos los sentidos esta forma de vida. Para los miembros de Mishima el Código Bushido se aplica a todos los Samurai, aunque durante miles de años haya ido cambiando drásticamente.

Los Samurai Bushido se niegan a usar armas a distancia, incluso en el ámbito moderno. En su lugar, pulen hasta el extremo sus habilidades de ken-jutsu (lucha con espada), procurando alcanzar el rango de “Maestro” con las espadas. Este entrenamiento intensivo, combinado con sus funciones administrativas, deja muy poco tiempo al Samurai Bushido para otras distracciones.

En el combate, el Samurai Bushido depende de otras unidades de apoyo hasta que puedan llegar al combate cuerpo a cuerpo, donde los enemigos comprueban su letalidad.

Solo hay un arma aceptada que no sea una espada, es el lanzallamas Dragonsbreath (Aliento de Dragón), originalmente pensado para acabar con las masas de legionarios no-muertos encontrados durante la Primera Cruzada. Desde esa época oscura sin embargo, el Samurai Bushido ha aceptado su uso como válido dentro de sus estrictos códigos de combate personal. La distinción se produce porque hay un contacto implícito entre el Bushido Samurai y sus oponentes. Los muertos vivientes no tienen ningún honor y no son por lo tanto dignos de la participación del Samurai.

Durante milenios esta distinción se ha ampliado a muchos otros enemigos considerados indignos. Los Samurai Bushido son muy apreciados entre la clase alta y su séquito, y se han convertido en un símbolo de la filosofía de Mishima: Honor, Servicio, y Espíritu Guerrero.

Jinete Dragón Bushido

El Dragón Hinko fue descubierto y domesticado en Mercurio unos ocho siglos atrás. A partir de ese momento se convirtió en un elemento básico como montura para ser utilizado por la nobleza de Mishima y para ayudar a los Samurai en sus patrullas y defensa de los grandes dominios de su Keiretsu. Más barato de mantener que los medios de transporte modernos, el papel del Hinko ha evolucionado más allá del simple medio de transporte hasta convertirse en una parte de la máquina de guerra de Mishima, sus principales usuarios son los rígidos Samurai Bushido.

Hoy en día, los Jinetes Dragón Bushido se han convertido en un elemento básico en muchos séquitos de Señores, en calidad tanto de caballería como de vigilancia. Cada Señor suministra brigadas de jinetes con sus Portaestandartes correspondientes para proclamar así su fidelidad y dejar que el enemigo sepa quien es el causante de su derrota.

Tigre Dragón

Los Tigre Dragón son creación del Keiretsu Suritomo en Mercurio. Tras el éxito abrumador en las batallas en las que participaron por todo el sistema solar, otros Señores comenzaron a comprar la Exo-armadura para sus propios vasallos, siendo entrenados en su uso por parte de los asesores Suritomo. El resultado es que prácticamente todo Señor tiene ahora entre sus tropas a estas letales y eficaces unidades.

Están equipados con armas que son capaces de atravesar cualquier armadura, ya sea de acero o Necrotecnología. En combate aprovechan su pesada armadura para avanzar rápidamente en formación hasta el enemigo.

Como una sola unidad, son unas tropas de choque muy eficaces para el combate cercano, siendo demasiado pequeños para ser tomados como objetivos de manera eficaz por unidades pesadas y al mismo tiempo demasiado difíciles de neutralizar con armas de bajo calibre. Esta particularidad, combinada con la disponibilidad y el precio asequible de la Suritomo Exo-Armadura Tigre Dragón, les ha hecho habituales en el moderno campo de batalla de Mishima.

Samurai Fénix

El Keiretsu Akirenko en Marte ha conseguido profundizar en los exitosos procesos de la cibernética de Cybertronic, en particular la División Juggernaut. Si bien el progreso de Akirenko no ha sido tan espectacular como el de Cybertronic, si ha logrado crear un conjunto de armadura potenciada que puede soportar un guerrero paralizado y devolver a ese soldado la posibilidad de tener la movilidad anterior a su lesión.

Los Samurai lisiados cuyos cuerpos no pueden ser sanados por medios normales se puede “insertar” en una Coraza Fénix. Esta armadura está conectada con el cerebro y el sistema nervioso del Samurai, lo que le permite controlarla como si fuera su propio cuerpo. A pesar de que el movimiento resultante no es como antes, siempre es mejor que estar atrapado en una silla de ruedas o en un sistema de apoyo vital en que el guerrero caído sería una carga para su Keiretsu y no podría servir a su Daimyo.

Así pues, la armadura Fénix da una segunda oportunidad al Samurai, que puede morir en el campo de batalla con honor y gloria. En el campo de batalla, los equipos de Samurai Fénix avanzan detrás de las masivas unidades de Kamakura, reprimiendo al enemigo con fuego de ametralladoras, o usando sus cuerpos como escudos blindados para proteger a las tropas más valiosas de su Daimyo.

Hatamoto

Hatamoto de Mishima

Hatamoto de Mishima

Son los guerreros elegidos del Señor. Su guardia de élite. Guerreros para los que el honor lo es todo, y la vida, nada. Representan la élite guerrera de Mishima en la guerra moderna junto con métodos tradicionales de lucha. Su entrenamiento de lucha cuerpo a cuerpo se complementa con la utilización de las mejores armas modernas y las mejores armaduras.

Cada Hatamoto es elegido por su Señor debido a su dedicación y logros y se les otorga la armadura de Hatamoto, una armadura superior y ultraligera que les permite gran movilidad. Son expertos tanto en combate a distancia como en combate cuerpo a cuerpo, una versatilidad que les hace muy apreciados y temidos.

El máximo honor de todo miembro de Mishima, tanto Comunero como Samurai, es llevar la armadura de Hatamoto.

 

El Ejército de Mishima < Anterior — Siguiente > Unidades Especiales de Mishima