LA VERDADERA ESTRUCTURA DE CYBERTRONIC (II)

Seguridad, Guerra e Inteligencia (SGI)

Conflictos Militares y Resolución (CMR)

CMR es el brazo militar de Cybertronic. También se le conoce como la Gloria, porque todo lo que haya sido creado puede ser destruido, y hay gloria en esa destrucción. Mientras que el hombre es una criatura que crea grandes cosas, también es una criatura que las destruye, y a lo largo de su historia la guerra y la gloria se han visto ligadas. Cada producto que sale de la línea es un acto de creación, pero eventualmente el propósito de cada uno será combatir a la Legión Oscura. Desde los primeros esfuerzos por existir y evolucionar, a la historia de conflicto armado en la Tierra y más allá, la vida se expresa con la destrucción.

Los empleados de CMR son soldados. Incluso aquellos que no están activos en el terreno se encuentran inmersos en la tradición militar. Sin embargo, como todas las cosas en Cybertronic, la tradición debe quedar atrás para dejar paso al futuro. Por tanto, los soldados de Cybertronic respetan el pasado pero saben que no representa el futuro. El soldado de Cybertronic es una fusión del pasado y del futuro; es el demiurgo que, a través de yunque y martillo, forjará el nuevo hombre como las leyendas dicen que los Dioses ancestrales de la Tierra hicieron.

A causa de sus extensivas mejoras cibernéticas, los soldados de CMR son algo más que humano. Están más allá de la carne, aunque sus detractores dirán que la han perdido por completo. Los Cazadores que sirven en sus filas valen por cinco o diez soldados corporativos. Las máquinas que les sirven valen el doble… o eso cree Cybertronic.

Operación CMR (Ideas para partida de rol)

CMR está contratando mercenarios para uno de sus muchos frentes. Curiosamente, los Independientes descubrirán que este “frente” no es tan importante para Cybertronic. De hecho, tras hablar con algunos de los Mirrormen, descubrirán que Cybertronic está usando mercenarios para combatir corporaciones rivales cada vez más. Es casi como si el objetivo real de la corporación no fuese la dominación corporativa, sino algo completamente distinto. La realidad es que Cybertronic siente que la Legión Oscura se está moviendo más rápido de lo que su entrenamiento estándar puede sostener, y por tanto está contratando mercenarios en las líneas de frente de las escaramuzas corporativas para ver su rendimiento. Los que lo hacen bien reciben una oferta para convertirse en Cyber y son inducidos en las filas de los monstruos cibernéticos que combaten la Legión Oscura. ¿Pero qué pasa con quien rechaza la oferta? Quizá los jugadores ya han firmado y ahora vuelven como tropas resucitadas…

Specious Kiff, General Chasseur

Kiff es una máquina de matar. Nacido para su puesto, o en este caso clonado para ello, Kiff no ha conocido otra vida. Su pasado es en su mayoría un producto de la subrealidad. Un soldado experimental más joven de lo que parece, en realidad Kiff sólo tiene 10 años. Su cuerpo ha crecido a una velocidad artificialmente acelerada y su pasado vivido en la subrealidad para que tenga una psique madura. Más aún, aunque Kiff no es el primero de estos nuevos “soldados de producción mejorada”, también ha recibido implantes de las memorias de grandes guerreros del pasado – o al menos simulaciones de sus memorias imaginadas por los ingenieros de Cybertronic. Atila el Huno, Alejandro Magno, y Napoleón ocupan los rincones de su mente como personalidades múltiples que se alzan por su propia voluntad. Sin embargo, y a pesar de ello, Kiff está cuerdo. Por ahora.

“Mira cómo corren los de Bauhaus. El aroma en el aire es igual que en Harfleur cuando los muros cayeron y nos lanzamos de nuevo en la brecha. Ah, eso fue un día, hermanos. Lo echo de menos. ¡Ja! No me miréis sorprendidos. Todo es posible mediante la tecnología. No importa, sois soldados. Vuestro lugar es vivir y morir en el campo de batalla y no hacer preguntas. Es en vuestras muertes que se recordarán vuestros nombres. ¡Los elegidos! ¡Los felices elegidos!” Se ríe incontrolablemente.

Seguridad Externa e Interna (SEI)

SEI es el ojo interno, el reflejo del ego sobre el subconsciente. Atisba en las profundidades del hombre y ve lo que éste quiere esconder de sí mismo. “El Ojo” es omnipresente, por oír a un empleado hablar de él. Los informes del Cartel no andan desencaminados. No hay mejores espías, ni asesinos con más éxito. “Para ver la verdad, uno debe eliminar todo sentido de sí mismo”. Ése es el lema del Ojo.

Todos los reclutas del Ojo ven su pasado borrado. Se convierten en cifrados, entrenados e indoctrinados en los caminos del espionaje y el asesinato. Tener un miembro del Ojo en sobre tu rastro no es algo que se pueda tomar a la ligera, porque es además casi imposible saber que están detrás de ti hasta que es demasiado tarde. Funcionan tanto como el brazo de inteligencia como equipos de asesinos. Hay poco que El Ojo no crea ser capaz de conseguir.

Poco conocido fuera de los altos cargos de SEI es “El Ojo dentro del Ojo”. Un cuadro secreto de agentes que sirve como contrainteligencia y localiza traidores y espías potenciales. Dedicados e inmisericordes en su trabajo, se dice que ninguna deserción de Cybertronic ha sido exitosa jamás. Los ejecutivos de alto nivel son implantados con un dispositivo asesino; si de alguna manera consiguen desactivarlo, eventualmente El Ojo dentro del Ojo los encuentra.

La ESI está representada con el Ojo de Horus en la piedra angular de una pirámide.

Señora White, cyberespía y asesina

La señora White no tiene nombre de pila o, si lo tuvo, hace mucho que se perdió. Es una belleza de pelo blanco cuando no está cambiando su color. Algunos dicen que hay más de una. De todas formas, está muy entrenada en espionaje y asesinato; las misiones más difíciles recaen sobre ella.

Quién era es tema de especulación, pero algún rumor sugiere que, igual que El Inmortal, es una reliquia de otra era. ¿Cuánto tiempo ha sido una espía? Nadie lo sabe. Quizá la leyenda se ha inventado para aterrar a sus rivales. Puede que no sea más que un agente con mucho talento.

“Te ví mirándome desde el otro lado del bar. Normalmente no serías mi tipo, pero es tarde y ambos sabemos qué pasa después de la última llamada. A buena hambre no hay mal pan. ¿Qué me dices si tú y yo buscamos un hotel barato y una diversión aún más barata? ¿Qué es eso? ¿Tienes una reunión por la mañana? ¿Eres un corporativo de alguna clase, no? Bueno, ambos sabemos que no estarías aquí a estas horas si no quisieras algo más. Sígueme. Conozco un lugar. ¿Te gusta el pelo blanco? Seguro que sí. Siéntate y disfruta. Lo sé todo de anatomía. Te haré sentir cosas que nunca más sentirás.”

LA VERDADERA ESTRUCTURA DE CYBERTRONIC (IV)