Toda la información que puedes consultar en las siguientes entradas sobre el trasfondo de la megacorporación Capitol, corresponden a lo publicado en la primera (1993) y segunda (1997) edición del juego de rol de Mutant Chronicles, junto con la primera (1995) y segunda (1998) edición de Warzone, juego de miniaturas y el posterior Ultimate Warzone (2004).

Proximamente, iremos publicando contenidos con todo el nuevo trasfondo publicado en la tercera edición del juego de rol de Mutant Chronicles (2014) y Warzone Resurrection (2013) juego de miniaturas.

LA MEGACORPORACIÓN CAPITOL: CAPITOL ES EL NEGOCIO, EL NEGOCIO ES CAPITOL

“Así fue como los Pioneros izaron las banderas de Capitol en el Mar de la Tranquilidad, conquistando Luna y después Marte. Y la corporación continuó hasta dominar a la humanidad, puesto que su mensaje era claro y justo y no inducía a la confusión. La cultura que difundía era amplia y calculadora. Donde quiera que iban establecían un asentamiento humano, por todas partes. Nuestros Hermanos intentaron seguir su camino, pero fueron rechazados, despreciados y ridiculizados por los presuntuosos Capitolinos.

Así se descubrieron los primeros signos de la Oscuridad, y los pioneros se estremecieron y buscaron protección en sus brillantes edificios del desierto lunar. Fue entonces cuando nuestros gloriosos Hermanos manifestaron la vulnerabilidad de Capitol y de sus enseñanzas, el gigante empezó a tambalearse. Mientras guerreaba por todo el sistema solar, Capitol se estaba desangrando lentamente hasta morir.

Pero se agarraban hasta a un clavo ardiendo y se las ingeniaron para continuar su lucha a pesar de lo que nuestros Profetas y Videntes predijeron. Los pioneros poseían una fuerza con la que nosotros no habíamos contado y su valor no tenía parangón entre las demás megacorporaciones. Esto impulsó a Capitol hasta su posición de superpotencia, y esa misma fuerza la mantuvo en dicha posición mucho después de haber sido descartada por sus competidores.

Y así fue como Capitol dio los últimos pasos hacia el cataclismo que fue la era de Nathaniel.”

– La Octava Crónica, las Megacorporaciones y el Cártel / Lucrecio Marceliano.

FILOSOFÍA DEL NEGOCIO EN LA MEGACORPORACIÓN CAPITOL

Megacorporación Capitol, San Dorado

Megacorporación Capitol, San Dorado

“Capitol es el negocio. El negocio es Capitol”

Esta antigua cita del Presidente Darrelmeyer sigue rigiendo la sociedad de Capitol. El beneficio y el orgullo corporativo no tienen tanta importancia en ninguna otra corporación.

Megacorporación CapitolCapitol lucha por controlar todos los eslabones de la cadena, desde el procesado de las materias primas hasta la elaboración y venta del producto terminado. A diferencia de las otras megacorporaciones, Capitol es reticente a llegar a acuerdos con empresas independientes y en lugar de esto compra cualquier compañia que necesite. Muy rara vez hace uso de fuerzas armadas para absorber otras compañias.

La filosofía imperante en Capitol es proporcionar el producto ideal para el consumidor, sea quien sea y quiera lo que quiera. “Tú lo pides, nosotros lo fabricamos”. De aquí que gran parte de su energía sea utilizada en los estudios de mercado, manteniendo ocupados a los estudios de diseño y agencias de publicidad. Y como la mayoría de los Capitolinos prefieren productos baratos pero de confianza, preferiblemente fabricados por Capitol, esa es la especialidad de la corporación. Una vez seguros de que un producto venderá millones, dedican un gran esfuerzo a su desarrollo y comercialización.

Sin embargo, Capitol se basa con tanto fanatismo en la economía de libre mercado que todos los productos de las demás corporaciones tienen compradores dentro de Capitol. Aunque nunca verás una baratija de Mishima en una tienda Imperial, las podrás encontrar en las estanterías de las enormes galerías comerciales de Capitol.

En el mercado de exportación, la única filosofía es la de acabar con los competidores siguiendo una política de precios bajos y mayor accesibilidad al consumidor. “Es mejor vender algo que hacerlo bien” es una expresión muy común, aunque no se escucha en público. Y funciona. En el mercado exterior la demanda de calidad no es tan alta, y Capitol siempre ofrece el producto apropiado por el precio adecuado.

En el campo industrial, Capitol está presente en la mayoría de las ramas. La producción total de Capitol es enorme, aproximadamente un 20% mayor que la de su competidor más cercano, Mishima. Los productos de Capitol suelen integrar las más novedosas tecnologías, aunque no tan frecuentemente como los de Bauhaus.

Aparte de las industrias manufactureras, la mayor fuente de ingresos para Capitol es el sector de bienes de consumo y servicios. Al ser el líder de la industria alimenticia, debido a sus enormes posesiones en el “Planeta Granero”, Capitol controla gran parte de las industrias de producción de alimentos del sistema. Respaldada por un agresivo departamento de marketing, la filosofía de Capitol consiste en exportar a cualquier rincón del sistema. Esta faceta del negocio está íntimamente ligada al mercado del ocio.

LOS SOCIOS DE CAPITOL

El sistema Capitol se refleja claramente en sus asuntos exteriores y en las relaciones diplomáticas con sus competidores. Sabiendo que el éxito económico reside en la tolerancia y la diplomacia, Capitol es indulgente con los ataques más flagrantes de las demás corporaciones.

Mishima

Mercurio y el imperio comercial del Señor Heredero Moya es el mayor mercado de exportación de Capitol y estas corporaciones rara vez se ven involucradas en hostilidades. Aunque Capitol es totalmente autosuficiente, importa muchos de los productos electrónicos baratos y de alta calidad de Mishima para llenar las estanterías de los supermercados económicos.

Bauhaus

Los caros productos de alta calidad de Bauhaus siempre encontrarán compradores dentro del Imperio comercial de Capitol, aunque el coste de estos productos es inaccesible para quien no pertenezca a la clase alta. A cambio, Bauhaus recibe muchas de sus materias primas de las minas de Capitol en Marte.

Imperial

Aunque ha firmado algunos contratos, los empresarios de Capitol nunca se han llevado bien con los de Imperial. Si no fuera por los indiscutibles beneficios económicos derivados de ser socios, difícilmente se hablarían.

Cybertronic

No son los mejores amigos pero desde luego no son enemigos. De hecho, Capitol y Cybertronic tienen frecuentes tratos y negocios. Aquí es quizá donde el “Sistema Capitol” es más evidente: ninguna otra corporación mantiene relaciones tan abiertas con Cybertronic.

La Hermandad

Capitol es única, en el sentido de que no tiene opinión oficial sobre la Hermandad. La Hermandad respeta esto, quizá por el hecho de que, noventa y nueve de cien Capitolinos, son fieles a la palabra de la Hermandad independientemente de la opinión oficial de Capitol.

ESTRUCTURA DE LA MEGACORPORACIÓN CAPITOL

Megacorporación CapitolLiteralmente hablando, Capitol es la única corporación verdadera de las cinco que existen. En las otras corporaciones, el poder ha sido arrebatado brutalmente a sus fundadores originales y puesto en manos de la aristocracia corporativa.

Sobre el papel, la dirección de Capitol consta de una Junta Directiva, donde cada uno de los accionistas de la corporación posee un lugar y un número de votos en función al número de acciones que tenga.

Cada director tiene dos áreas de responsabilidad, una geográfica y la otra en una rama del negocio; por ejemplo, un director podría ser el representante de todos los ciudadanos del distrito Zeeland en San Dorado, y al mismo tiempo ser el portavoz de todos los trabajadores empleados por Capitol en el sector de la construcción y la minería. Aunque no se trata de una democracia muy clara, el sistema es mucho más democrático que en cualquier otra corporación. Y además, no existe ningún impedimento para llegar a ser accionista, excepto el dinero necesario para ello, por supuesto.

Mientras que los directores toman todas las decisiones importantes, la Junta Ejecutiva se ocupa del día a día del negocio. Algunos ejecutivos son elegidos por votación, mientras que otros son nombrados por el Presidente de la Junta Directiva.

EL PRESIDENTE Y LOS ACCIONISTAS

Accionista de Capitol

Accionista de Capitol

Al Director de la Junta Ejecutiva se le conoce como el Presidente. Aunque sus cometidos incluyen supervisar y organizar el trabajo de los Ejecutivos, su poder va mucho más allá, al tener la última palabra en la mayoría de los asuntos de finanzas y seguridad corporativa.

El Presidente es elegido por los Ejecutivos, seleccionados de entre la Junta Directiva. El Presidente nombra personalmente al representante de Capitol en el Consejo del Cártel y en el Consejo de Seguridad.

 

La lista de los mayores y más destacados accionistas de la Junta Directiva de Capitol:

Accionista%
Abrams 5,2
Gibbs 5,2
Colding 5,2
Hendryx5,2
Ewing5,1
Lavache5
Berenger4,7
Darrelmeyer3,6
Irwing Jorgensen3,6
Kell3,6
Wood3,6
El resto (679 en total) 50

CHARLES W. COLDING, PRESIDENTE DE CAPITOL

Charles W. Colding, presidente de Capitol

Charles W. Colding, presidente de Capitol

Con 46 años y antiguo director general de Colding Arms, Inc. es la persona más poderosa de Capitol, e incluso quizás del sistema solar, muy cerca del Cardenal.

Es bajo, pálido y delgado, pero posee un extraordinario carisma y poder de persuasión. Bajo su dirección, Capitol ha visto incrementarse su producción neta total en un 2,6%, casi un récord.

 

 

Sacrifico y Dominio

Charles W. Colding echó un vistazo a los asistentes. La gente allí reunida eran sus hijos, sus seguidores, sus hermanos y hermanas. Ellos le habían situado donde estaba hoy, en la cúspide del poder. En una posición para cambiar el futuro, para liderar las fuerzas de la libertad en la batalla final contra la Oscuridad.

Se levantó entre atronadores aplausos y se aproximó a los micrófonos de la rueda de prensa. Era un momento compartido por miles de millones de personas de todo el sistema, un punto culminante de la historia, a punto de correr el velo y descubrir un futuro mejor.

Colding se ajustó la corbata y fijó su mirada en las grandes cámaras que retransmitían su imagen a los televisores de mundos lejanos. Sonrió y buscó en su memoria la frase inicial. “Damas y caballeros, representantes de la prensa y telespectadores desde casa”. Sus incomparables gestos rodeaban a todos los presentes, que observaban al hombre de la cámara con tanto interés que el aire parecía cargado de electricidad. “Hoy estamos aquí en una encrucijada del tiempo. Se os encomendó a vosotros, integrantes de nuestra gran corporación, la tarea de elegir el camino. Pudisteis elegir entre recorrer penosamente el triste camino, sin luz ni consuelo o tomar una ruta nueva e incierta que podría conducirnos hasta la Luz”. Colding alzó la voz y miró a la concurrencia con tanta entrega que hizo llorar a muchos de los reunidos. Nadie pudo ignorar la referencia a la Luz, a la Hermandad. Que se lo pregunten, pensó Colding. Que la Hermandad venga a mí para formar una alianza más fuerte. “Y estoy orgulloso al ver que elegís luchar, deshaceros de lo antiguo, me atrevería incluso a decir de lo decrépito, de representantes que han pasado los últimos años tambaleándose como débiles arbolillos cuando cambia el viento. Han violado nuestras gloriosas reglas y han permitido que la Oscuridad se cerniese sobre nosotros”.

Con estas palabras Colding transformó su mano en un puño y golpeó la mesa en frente suyo. Levantó en el aire su mano izquierda, también cerrada. “Pero me habéis transmitido vuestros deseos. Habéis dicho que ya es suficiente. No queremos ver a nuestra gran corporación, construida por nuestros antepasados y por nosotros mismos, vendida, destruida. Habéis elegido luchar y bajo mi gobierno lucharemos. Continuaremos con nuestra búsqueda y nos aseguraremos de permanecer como el mayor poder libre en la historia de la humanidad. Seremos la luz de la libertad para los demás, y estableceremos un brillante ejemplo a seguir por todos”. Colding hizo una pausa dramática mientras juntaba sus manos en frente de él. “Pero será difícil. Algunos tendrán que hacer grandes sacrificios por el bien de todos. Estos sacrificios se harán en nombre de la libertad y de todo lo bueno que hay en nosotros. Seremos recordados por siempre. Yo estoy haciendo un sacrificio. Sé que esta misión no será fácil y tendré que trabajar día y noche, hasta que caiga ante la Oscuridad o la venza. Todos nosotros tendremos que sacrificarnos para prevalecer. Con estas palabras quiero recordar a todos mis hermanos y hermanas los difíciles tiempos que se avecinan, pero también la esperanza que tenéis y la certeza de que pase lo que pase, nuestra corporación está asentada sobre valores tan fuertes que siempre prevalecerán”.

Bajando la voz anunció humildemente: “Por lo presente acepto el puesto de presidente de la Junta Ejecutiva de la Corporación Capitol”. Colding casi podía escuchar los vítores y los aplausos de los Capitolinos por todo el universo. Así se siente uno al ser un Dios, pensó.

 

Siguiente > Introducción a las Las Fuerzas Armadas de Capitol