LAS MEGACORPORACIONES CAPITOL Y MISHIMA

Con este primer artículo voy a dar paso a una serie introductoria, donde podréis dar un rápido vistazo a cada una de las megacorporaciones de Mutant Chronicles. El orden en que las presento no es por capricho, corresponde a la importancia de cada corporación dentro del universo de Mutant Chronicles. Empezando por la «más» poderosa hasta la de «menor» calado. Todo esto es muy relativo, ya que en realidad el equilibrio de poder está muy repartido y cada una por si sola es un rival temible para el resto, sin que realmente haya una supremacía por parte de ninguna. Así que en principio el orden de este «ranking» quizá sea más por el volumen total que representa cada corporación (población, activos, economía, poder militar…) en el conjunto.

CAPITOL

LOS CAPITOLINOS

La megacorporación Capitol

La megacorporación Capitol

Es muy difícil dar una descripción de un «Capitolino» típico ya que la corporación es un gran crisol de profesiones y orígenes. Al ser la corporación más grande, es también la que presenta la mayor combinación de empleados, que constituyen a su vez la fuerza de Capitol. Adaptabilidad, flexibilidad, comprensión y tolerancia son expresiones que se graban en las mentes de los empleados desde el primer día de su formación.

De acuerdo a esto, se adaptan a las circunstancias que surgen para conseguir una vida más soportable para ellos, sus allegados y sus empleados. Tratan de ser flexibles para evitar conflictos con sus colegas. Escuchan de forma comprensiva los deseos de sus consumidores y finalmente son tolerantes con las distintas opiniones y estilos de vida.

 

EL ESTILO CAPITOL

Esta apertura es el “estilo Capitol» que ha sido difundido profusamente a las otras corporaciones principalmente a través de los medios de comunicación y del negocio de la diversión, así como a través de canales diplomáticos y de negocios. La filosofía imperante es que si tú tratas a tu vecino como quieres ser tratado, el mundo será mejor. Una premisa importante que no ha sido tan aceptada como en otras corporaciones, es la capacidad de considerarse a uno mismo como parte de un todo. Las otras corporaciones tratan por todos los medios de convencer a su gente para que se sacrifique, porque si no la corporación sufrirá. En esta corporación, esta mentalidad sólo se da en las Fuerzas Armadas de Capitol.

Si quieres conocer más de Capitol, entra en la megacorporación Capitol

MISHIMA

LOS SEÑORES HEREDEROS

La megacorporación Mishima

La megacorporación Mishima

La megacorporación Mishima ha sido, desde su fundación, una empresa familiar administrada y dirigida por la dinastía Mishima. En la cúspide, como gerente y presidente ha estado siempre el Señor Supremo, generalmente el cabeza de familia. Pero con el tiempo la corporación creció más allá de lo que una sola persona podría controlar eficazmente, lo que obligó al Señor Supremo de Mishima a dividir el imperio en tres secciones diferenciadas. Cada una de ellas dirigida por un miembro de una eminente familia, los Señores Herederos.

Actualmente los Señores Herederos de Mishima, los dos hijos y la hija del Señor Supremo, dirigen todos los negocios de Mishima en Mercurio, Venus y Marte respectivamente. Lord Moya, Príncipe de la Tierra y gobernador de Mercurio, es considerado el más importante de los tres y ostenta extraoficialmente las funciones de cabeza de familia.

Existe una patente rivalidad entre los tres Señores Herederos que se manifiesta en adquisiciones hostiles, asesinatos, promesas rotas; toda clase de guerra abierta. Al ser sus respectivas divisiones prácticamente autosuficientes y estar separadas geográficamente, el conflicto no es demasiado evidente para el mundo externo.

Y por supuesto la peor discusión es sobre quién será el próximo Señor Supremo. El hermano elegido ostentará la verdadera espada del poder sobre su familia y el control absoluto de Mishima.

EL SEÑOR SUPREMO

El actual Señor Supremo Mishima no es más que una sombra maltrecha de sus antecesores, exiliado en el Palacio de Luna, sin ningún poder real pero todavía con la posición de representante de la corporación. Oficialmente, es el único y exclusivo embajador de Mishima, quién negocia con el Cártel y quién dicta las directrices corporativas, pero son los Señores Herederos y sus vasallos quienes toman todas estas decisiones.

Aunque es tratado con el debido respeto por los embajadores de otras corporaciones, las negociaciones con él son solamente una ceremonia, simultánea a las negociaciones reales con los Señores Herederos y, por ello, el Señor Supremo Mishima, Emperador de los Mil Soles, el Príncipe del Fuego, el Padre de Todo se ha convertido en un viejo resentido, odiado por sus herederos, desconocido por el pueblo, secretamente ridiculizado por sus iguales, y que lucha inútilmente como mediador entre los Señores Herederos. Sus únicos vasallos son una corte de diez mil hombres y una guardia personal de mil hombres, los Hatamoto. Estos servidores ostentan las posiciones de mayor honor de toda la corporación y son elegidos siempre directamente por el Señor Supremo.

EL MISHIMÉS

Un empleado de Mishima dará en cualquier situación lo mejor de sí mismo por su patrón, no necesariamente Mishima, sino también su Señor Heredero y sus vasallos. La mayoría incluso sacrificarían sus vidas si fuese necesario. Hay muchas explicaciones:

FAMILIA. Para la gran mayoría, la familia es lo que mantiene unida a la sociedad de Mishima. Nunca debes dar mala reputación a tu familia y se espera de ti que sigas los pasos de tu familia y que además, preferiblemente, mejores la reputación de tu apellido. Con respecto a esto, el Señor Heredero es el padre de la extensa familia de Mishima.

TRADICiÓN. «Siempre ha sido así, y siempre lo será. Siempre ha funcionado, y aquellos que se opongan pronto lo lamentarán.» Aunque este sentimiento no está muy arraigado en los más jóvenes, son los mayores los que sujetan las riendas del poder dentro de Mishima. Los mayores son los que hacen cumplir las tradiciones de Mishima.

LEALTAD. Los empleados de Mishima nacen dentro de la organización, y desde el primer día son cuidados por ella. Gratis. Y desde el primer día de su vida, se enseña a los subordinados de Mishima que deben agradecer todo a la organización. Todo lo que tienen se lo presta el Señor Heredero. Y la organización tiene el derecho de cobrarse el préstamo, en cualquier momento.

GLORIA. La Corporación recuerda los sacrificios. Por ejemplo, los salarios de los soldados son bajos, pero las pensiones de los supervivientes son generosas. Cada día, se erigen mausoleos en honor de los que murieron al servicio de la corporación. Dar tu vida en combate es asegurarse de que tu nombre sea reverenciado eternamente.

Si quieres conocer más de Mishima, entra en la megacorporación Mishima.

No os la perdáis la próxima entrega sobre las megacorporaciones de Mutant Chronicles Bauhaus e Imperial.