Muawijhe, el Señor de las Visiones

El Demonio de la Locura

“Fue el gran profeta Aglialos el que habló del Señor de las Visiones. En primer lugar, el Señor Oscuro surgió en los sueños, trayendo con él a locos y bufones para que se divirtieran con las mentes de los hombres. Se liberaron hordas que aullaban y nos acechaban en nuestros suenos, privándonos el descanso. En sueños, Agliatos caminó sin cesar, buscando el flujo del futuro. Caminó a través de los Campos de la Desolación y vio que sus pasos le habían llevado a la gran necrópolis, pero las puertas estaban cerradas y, aunque lo intentó con todas sus fuerzas, no pudo abrirlas.

Enfurecido, el gran profeta gritó y desafió a los poderes que mantenían la puerta cerrada. Con un gran resonar de trompetas y clarines las puertas se abrieron. Desde las fauces abiertas del portal emergieron criaturas nauseabundas que bailaban y reían salvajemente. Los cielos se tiñeron de colores extraños y Aglialos sintió como la corriente de realidad retrocedía tímidamente y la locura pura ocupaba su lugar. Y entonces, apareció el Señor de las Visiones. Ocupó el portal poderosamente y las serpientes que salían de su cabeza bailaban como si estuvieran hechizadas por la música. Muawijhe levantó su mano hacia el gran profeta, que no pudo resistir más. Girándose corrió hacia la seguridad de su celda, hacia la luz de la Hermandad”.

– La Cuarta Crónica. La llegada de Semai y Muawijhe / Lapidio Asolvos.

A Muawijhe se le conoce como el Señor de las Visiones o el Demonio de la Locura. Invade los sueños de los hombres y alimenta la locura latente de nuestras mentes. Tejiendo sus redes de confusión y terror reina sobre los locos y los débiles de espiritu. Camina entre las dimensiones de la realidad y la locura. Es una sombra intangible que oculta la Luz de la Hermandad.

Símbolo de Muawijhe

Símbolo de Muawijhe

En sus hordas marchan los locos y los dementes, privados del calor confortable de su humanidad e integrados en las legiones de Muawijhe. Sus discípulos están muy extendidos y sus ciudadelas abren el reino de los sueños para él y sus bestias de pesadilla por todo el sistema solar.

Mide dos veces lo que un hombre, con anchas espaldas y dos brazos delgados que acaban en garras. Irradia locura pura y total pero permanece completamente tranquilo como el ojo de un huracán. Viste con una armadura hecha de tejido onírico destilado de la locura de sus legiones.

Sus ropajes están cubiertos con tramas que cambian constantemente su forma y su color, con su luz palpitando incesantemente. Su gran capa muestra imágenes de soñadores atrapados en su tejido como nubes en el cielo, retorciéndose y gritando mientras tratan de encontrar una salida. De su cinturón cuelgan cadenas y ganchos que utiliza para capturar a sus presas.

De su cabeza salen enormes e hinchados gusanos que se mueven constantemente al ritmo de la locura. Parecen trepar por la cabeza de su señor y estirarse para alcanzar alguna víctima, a la que harían sobrepasar las fronteras de la locura con el más leve toque. Derriban cualquier muro que pueda oponer la víctima y le conducen a la locura total. No hay otra oportunidad y cualquier afectado se transforma en un idiota babeante y chillón, al servicio de por vida del Señor de las Visiones.

LAS LEGIONES AULLADORAS

Muawijhe, Señor de las Visiones

Muawijhe, Señor de las Visiones

Las legiones de Muawijhe están compuestas de las criaturas que nos acechan en nuestras peores pesadillas y por los legionarios dementes, seres perturbados por los poderes del Señor de la Locura. Ha reunido a sus huestes durante años y sus filas siguen engrosándose con nuevas víctimas enloquecidas por la Oscuridad de nuestros días.

LOS NEFARITAS

Nefarita de Muawijhe

Nefarita de Muawijhe

Los Nefaritas de Muawijhe se parecen a su señor. Imitan su apariencia, pero no pueden imitar el poder y el control que su señor posee sobre la locura.

Los nefaritas son los generales de las Legiones Aulladoras. Su único propósito en el campo de batalla es diseminar la locura y el terror, reunir bajo el abrazo de la locura a todos aquellos que hayan sufrido la presencia del Señor Oscuro.

Además, los Nefaritas de Muawihje son capaces de viajar sin obstáculo por los reinos de la realidad y la pesadilla para satisfacer la sed de nuevas almas de su señor.

Desde su boca, el Nefarita puede lanzar un tentáculo negro similar a un gusano. Si este toca a una víctima, une la mente del desgraciado a Muawijhe. El terrible efecto de un Beso de Muawijhe provoca la creación de un Legionario Aullador.

ASESINO DE ALMAS ZENICIO

Asesino de Almas Zenicio de Muawijhe

Asesino de Almas Zenicio de Muawijhe

Los Asesinos de Almas Zenicios siguen a las tropas de Muawijhe, azotándoles para que las hordas combatan freneticamente. Son enormes monstruos de más de tres metros de alto que ocupan su lugar tras las filas de los condenados, a menudo rodeados de un grupo de tamborileros y gaiteros locos.

Los Asesinos de Almas Zenicios son vagamente humanoides, ya que tienen un torso, una cabeza, dos brazos y dos piernas. Aquí terminan las similitudes. Su cabeza es alargada y su mitad inferior la ocupan dos enormes mandíbulas desprovistas de labios y retorcidas en una sonrisa horrible. Sus dos ojos arden con los fuegos del odio.

Sus brazos son largos y acaban en garras espantosas, afiladas como hojas de afeitar y que gotean lodo. Sus fuertes piernas le capacitan para moverse a gran velocidad. De su espalda surgen dos enormes cuchillas hechas de hueso endurecido. Estas cuchillas están conectadas a poderosos músculos y pueden usarlas como unas tenazas, partiendo a una víctima por la mitad. También pueden utilizar la cola como arma blanca.

Los Asesinos de Almas Zenicios actúan como oficiales de las Legiones Aulladoras, mandando sobre los Legionarios Aulladores, empujándoles al combate y manteniéndoles en primera línea.

LOS LEGIONARIOS AULLADORES

En las mentes de los hombres, en los recovecos de nuestros sueños y en los infinitos campos de batalla los Legionarios Aulladores danzan y se mofan de nosotros. Vestidos con uniformes hechos de retales y aullando sin cesar, vagan por los planos materiales y por los mundos desquiciados de su señor.

Legionario Aullador de Muawijhe

Legionario Aullador de Muawijhe

Los Legionarios Aulladores son humanos atrapados por la locura de Muawijhe. Sus cuerpos están deformados por espasmos y ataques incontrolables y sus mentes se han diluido. Sólo los gritos de su maestro ocupan sus oídos.

Los legionarios van vestidos con cualquier cosa que saqueen en el campo de batalla, lo que les da una apariencia extraña y colorista. Usualmente van armados con armas cuerpo a cuerpo y armas de fuego ligeras. Además, los legionarios portan un amplio abanico de instrumentos Oscuros, desde gaitas a tambores o arpas.

Su poder reside en su capacidad para canalizar la locura que nos rodea. Realizando una danza salvaje, un Legionario Aullador es capaz de crear un torbellino de poder, que atraviesa el campo de batalla tragando víctimas anónimas. El torbellino ataca la mente de la víctima, quemándola y dejándola como un cascarón vacio. Los Legionarios pueden combinar sus poderes para crear torbellinos mayores y más potentes.

Algunos legionarios forman parte de fuerzas especiales, los llamados Chillones, van armados sólo con instrumentos transformados por la tecnología oscura. La música que emiten estos instrumentos tiene la capacidad de modificar y distorsionar la realidad. Los Chillones también pueden canalizar a través de sus instrumentos otros poderes de la Simetría Oscura.

 

Algeroth, el Señor de la Tecnología < Anterior — Siguiente > Demnogonis, el Mancillador