Partida Warzone Resurrection en Madrid

Hoy cumplimos por primera vez con el objetivo de reunirnos, al menos, una vez al mes para jugar a WZR y tratar de llamar un poco la atención y atraer a más jugadores. Por desgracia, tuvimos el éxito de convocatoria habitual y, además de Stormtrencher y yo, tres observadores más se pasaron a echar un vistazo a lo largo de la tarde. Lo bueno es que no fueron los mismos que la última vez lo que es esperanzador. Esperemos que pronto se unan a nosotros dados en mano.

A lo que vamos, como yo todavía ando un poco escaso de efectivos, jugamos a 500 puntos. Yo llevaba Mishima con dos escuadras de Ronin, al Capitán Hiroko, que ejerció de Warlord, y Tatsumoto como estrella invitada. Una de las escuadras iba equipada con un utilisimo poder Ki que me acabo de dar cuenta que no utilicé durante la partida y que ni siquiera recuerdo cómo se llamaba.

Stormtrencher capitaneaba a la Legión Oscura con dos escuadras de Legionarios liderados por necromutantes, un Razida, un Cazador Pretoriano y Golgotha dirigiendo la maquinaria.

Como suele ser habitual, todas mis presunciones y estrategias pensadas durante el despliegue no se vieron reflejadas durante la partida e incluso fueron exactamente al revés de como había planeado.

Ocupar y mantener con despliegue en cuadrantes

Tiramos para determinar el despliegue y la misión y obtuvimos un despliegue en cuadrantes y la misión ocupar y mantener. Modificamos un poco el sistema para simplificarlo y no jugamos con misiones secundarias. En esta misión, se colocan tres marcadores en la parte central del tablero (diagonal al ser el despliegue en las esquinas).

Al final del turno 5, el que controle los tres marcadores gana. Si no se da el caso, la partida continúa hasta que alguno de los dos controle todos los marcadores o se consigue una victoria parcial si se controlan dos marcadores y el enemigo está en Retirada. Nosotros añadimos que al final del turno 8, la facción que controlara la mayoría de los marcadores se llevaría la victoria.

Despliegue

Stormtrencher desplegó primero colocando a Golgotha y al Razida en su flanco izquierdo, muy protegidos por unas ruinas (casi toda la mesa estaba “protegida” por montones de ruinas), mantuvo a su Cazador Pretoriano fuera de la mesa para un despliegue rápido y colocó a sus dos escuadras de legionarios muy juntitas, atrás del todo y escasamente protegidas por cobertura ya que su lado de la mesa estaba bastante despejado de escenografía en comparación con el resto. Una situación ideal para un arma de plantilla (que yo no llevaba, sigh).

Por mi parte, todas mis tropas se refugiaron en las ruinas salvo una unidad de Ronin que, por mi flanco izquierdo, no corrían riesgo de ser atacados y se colocaron listos para salir pitando hacia el marcador más lejano. Tatsumoto y Hiroko estaban enfocados hacia el marcador central y la última unidad de Ronin sería la que se partiría el pecho contra el Razida y Golgotha (un suicidio). La idea es que mis pesos pesados bascularon a los flancos según se les fuera necesitando.

Primeros turnos

Durante los primeros turnos las tropas corrieron o movieron para coger buenas posiciones para cubrir de disparos a quién quisiera acercarse demasiado a los objetivos. Gané absolutamente todas las tiradas de iniciativa de la partida por lo que nos ahorraremos el recordarlo en cada turno.

El primer enfrentamiento se dio cuando Stormtrencher desplegó con éxito a su Cazador Pretoriano casi encima de mi unidad de Ronin sin cobertura (la que iba hacia el marcador lejano) y los roció con su inefable incinerador tormentor. Consiguió matar a dos de ellos pero por suerte el tercero resistió y evitó que el pánico cundiera en la escuadra.

Como respuesta, los Ronin se activaron quemando una carta de recursos para utilizar su habilidad “For Honour” (“Por el honor!” para los que no dominen la lengua de la pérfida albión), lo que les quitaba su habilidad para disparar a cambio de otorgarles un ataque extra en cuerpo a cuerpo.

Sin miedo a nada, los tres deshonrados Ronin se lanzaron cargando contra el Cazador Pretoriano, acabando con él en una serie de increíbles cuchilladas, golpes marciales, acrobacias imposibles y gritos de ¡KIA!. Para mí, ya habían cumplido y limpiado la mancha de sus familias.

Los Ronin cargan contra el Cazador Pretoriano

Los Ronin cargan contra el Cazador Pretoriano

Tristemente, tras el combate se quedaron demasiado expuestos y los Legionarios no tuvieron problema en moverse un poco para ganar línea de visión y rociarlos a balazos, dejando sólo a uno con vida (que superó el chequeo).

Tengo que decir que, durante toda la partida, Stormtrencher utilizó muy inteligentemente sus cartas tácticas, potenciando constantemente a sus tropas y otorgándoles más movimiento, ataques o habilidades especiales. Yo estaba poco ducho en el arte de las cartas y casi ni las conocía así que apenas les saqué provecho, usando mucho más y mejor los poderes ki.

Volviendo a la batalla, Hiroko avanzó corriendo para situarse otra vez tras cobertura y tratar de derribar a los legionarios de la segunda escuadra pero increíblemente sólo consiguió derribar a uno. Tatsumoto se colocó cerca de él, en otra ruina cercana, pero su incapacidad para hacer ataques a distancia no le hizo muy útil en esta parte de la partida. Lo que sí hice fue activar su poder “Flesh into Stone” (piel de piedra) para darle un blindaje 20(16).

Como contrapartida, los legionarios le iniflingieron ¡¡2 heridas!! (ver para creer) y de regalo le metieron un crítico a Tatsu que le valió una herida (estos legionarios no eran los habituales, eso seguro).

Empieza lo bueno

Probablemente el mejor momento de la partida fue cuando Golgotha utilizó su poder “Espejo” y algunas oscuras habilidades más para cruzar medio campo de batalla y cargar contra Tatsumoto, metiéndole siete ataques de una tacada. Sin avisar ni nada. Lo bueno es que no hay nada como un artista marcial y no solo consiguió evitar esa avalancha con sólo una herida más sino que utilizó “Power of the Ox” (el poder del buey) para ganar un ataque extra cuerpo a cuerpo y ganar Critical Force (2), es decir, dos heridas por impacto. Con el valor por bandera se lanzó a por el engendro de la oscuridad y le metió las cuatro heridas necesarias para enviarla de vuelta a sus reinos de pesadilla.

Tatsu y Golgotha intercambian tarjetas de visita (el mal enfoque es debido a la simetría oscura)

Tatsu y Golgotha intercambian tarjetas de visita (el mal enfoque es debido a la simetría oscura)

En el segundo duelo de la noche, el Razida disparó contra Hiroko que creía que se había escondido pero un fallo de cálculo dejó suficiente parte de la miniatura visible, con el agravante de que el Razida ignora las coberturas.

Al noble capitán sólo le quedaba una herida y el Razida le solmenó dos así que sólo quedaba quemar dos cartas de recursos y rezar al altísimo para usar Curar (3), y poder curarnos con resultados de 3 o menos. Quiso la diosa fortuna sonreir nuevamente a los hijos del sol naciente y regalarles un 1 y un 3 con lo que Hiroko seguía en liza y mi corazón latía nuevamente.

Entre todo este reparto de tarjetas de visita, la segunda unidad de ronin se ocultaba valientemente entre las ruinas y avanzaba con paso seguro estando ya muy cerca del tercer marcador.

A estas alturas, entrando en el cuarto turno. Yo tenía dos marcadores a punto de caramelo y un tercero muy muy dificil con un Ronin a la misma distancia que dos escuedras casi completas de legionarios. Se preveía que la partida no acabaría pronto.

Las cosas se complican

En los siguientes turnos, utilicé la carta táctica “Backfire” para obligar al Razida a superar un impacto de fuerza 13 si quería disparar, consiguiendo ocasionarle una herida y los Legionarios siguieron empeñados en convertirse en los héroes de la noche al causar las heridas restantes a Tatsu y Hiroko, después de haber superado el fuego inefable del Razida (sigh). La segunda unidad de legionarios liquidaron sin problema al ronin que quedaba de la escuadra que había matado al Pretoriano y se dirigieron sin oposición hacia el marcador de mi izquierda donde yo ya no tenía absolutamente ninguna oportunidad de llegar.

Estábamos sobre el turno 6, mi oponente tenía un Razida y dos escuadras casi completas de legionarios y yo contaba con una escuadra de valerosos Ronin. Como en las películas de Hollywood pero con dados, la cosa pintaba muy fea.

Desenlace

Los Ronin decidieron salir de su escondrijo en un alarde de valor para intentar acabar con el Razida y equilibrar un poco el juego pero sólo consiguieron hacerle una herida. Por si acaso, volví a ponerle un Backfire para que sufriera otra herida si disparaba u obligarle a jugársela al cuerpo a cuerpo donde mis samuráis eran más letales.

"Backfire", la carta táctica estrella en este duelo para Mishima

“Backfire”, la carta táctica estrella en este duelo para Mishima

Decidió no jugársela y cargar como un toro enfurecido pero, amigo, un samurái no tiene ese nombre por nada y, tras unos intercambios de golpes, el Razida cayó hecho un trapo.

Los legionarios todavía dominaban el 75% del terreno y no pensaban dejar que les estropeara la tarde asi que avanzaron hasta capturar el segundo marcador (ya tenían dos) y eliminar a uno de mis ronin. Era el turno 7.

No me quedaban muchas más opciones, así que al grito de ¡banzai! me lancé para ocupar el tercer marcador y liarme a disparos contra los legionarios del segundo marcador.

Dicen que la suerte es de los valientes y como resultado conquisté el tercer marcador y eliminé a todos los legionarios que quedaban en el segundo.

En el turno 8 estábamos muy alejados como para que algo cambiara así que declaramos el empate.

Conclusión

Me encantó el sistema de cartas (esta vez al completo) y una vez más todo el sistema de reglas demostró ser muy ágil y fluido. Es el primer juego en el que he llegado al turno 8 (nunca da tiempo) y nunca había pasado del turno 4 llevando dos o tres partidas de juego. Normalmente pasas más tiempo leyendo el libro. Aquí apenas lo consultamos de forma ocasional lo que demuestra la facilidad del sistema.

Tengo que estudiarme un poco las cartas para sacarles un mayor partido, Stormtrencher demostró que desequilibran la balanza y son un factor muy determinante en el juego, tanto para potenciar a tus tropas como para bloquear al enemigo.

Bien manejados, los poderes Ki son muy poderosos, más estudio que me toca. Creo que en general los he infrautilizado y por supuesto no conozco la mayoría de ellos, lo que está cerca de ser pecado.

El punto fuerte de Mishima, como cabía esperar, es el cuerpo a cuerpo, pero es muy muy fuerte.

Espero que seamos más el próximo mes y a ver si puedo llevar ya algunas minis pintadas que una mesa gana mucho y atrae a más gente cuando no todo es gris.

Si os pica la curiosidad o queréis que vuestras minis de Warzone Resurrection se pongan en forma, ya estamos preparando la próxima quedada para marzo. Pasaros por este post de nuestro foro para informaros:

Disponibilidad para quedada WZR Marzo 2015