El Primer Sello de Repulsión

El Primer Sello de Repulsión fue roto y se liberó a los sirvientes del Alma Oscura. Una ola de terror recorrió el sistema solar. Algunos Videntes de la Hermandad se volvieron locos. De sus labios salieron espumarajos y se sacaron los ojos aterrorizados por lo que estaban contemplando. Algunos se convirtieron en Herejes. Profetas de la Oscuridad, que despotricaban contra la Bendita Hermandad. Durante un año, los habitantes de los mundos civilizados sufrieron horribles pesadillas. Después las pesadillas se hicieron reales.

La Legión Oscura descendió sobre los mundos de la humanidad como una guadaña que sembraba a su paso la destrucción, la desesperación y la corrupción. En los planetas habitados se erigieron enormes Ciudadelas de la noche a la mañana. A pesar de su poderío militar, las corporaciones no estaban preparadas para combatir a este nuevo e implacable enemigo.

Grandes áreas de Marte, Venus y Mercurio cayeron en manos de los terribles invasores.

Los ejércitos de monstruos avanzaban en todos los planetas. La resistencia humana más encarnizada apenas demoraba su paso. Ciudad tras ciudad, fortaleza tras fortaleza cayeron ante los poderes de la Gran Oscuridad. Sólo Luna, hogar del Cardenal y localización de la primera y más grande de las Catedrales quedó intacta. Los refugiados llegaron a ella desde todos los rincones del sistema solar.

Poco a poco se conocieron los nombres de los líderes de la Legión Oscura. Poco a poco se tuvo noticias de los Apóstoles Oscuros; Ilian, Señora del Vacío y Tejedora de las Pautas Oscuras; Muawijhe, el Apóstol de la Locura y Señor de las Visiones; Semai, Señor del Odio y Príncipe de las Mentiras; Algeroth, el Señor de la Tecnología Oscura y Apóstol de la Guerra y, finalmente, Demnogonis, el Mancillador, el Apóstol de la Corrupción y Señor de todo lo Impuro.

Para entender la naturaleza de los Apóstoles Oscuros debes comprender la Simetría Oscura. La Simetría es una Pauta Mística del más puro mal que fluye por todas partes y conecta todas las cosas. Los Apóstoles son parte integral de esta Pauta. Cada uno forma parte de ella y cada uno la controla. Se podría decir que cada Apóstol forma parte de un todo, una parte consciente de la estructura total, capaz de manifestarse de forma física.

 

La fundación de la Hermandad < Anterior — Siguiente > La llegada de los Apóstoles Oscuros