La cultura de la megacorporación Mishima está basada en el honor y el orgullo marcial. Los ciudadanos de Mishima viven obsesionados con su estatus en la sociedad y el honor que ello les brinda. Es lo que da sentido a su vida. Si uno cae en desgracia o pierde su estatus, puede que se convierta en un Ronin Samurai.

Estas cosas pasan con frecuencia y, a veces, incluso están más allá del control del propio individuo. Cuando un señor feudal y sus tierras son destruidas por ejemplo, ya sea en la guerra o por un acto de un señor rival, los supervivientes, aún maestros samurai, se dispersan. Algunos llevan a cabo el suicidio ritual, un acto conocido como seppuku.

Otros se convierten en Ronin Samurai. Muchos otros encuentran el deshonor de muchas otras maneras aunque la más común suele ser la guerra. A veces un Samurai del Bushido puede ser expulsado del servicio por un acto deshonroso, por cobardía o desprecio a los códigos de la guerra.

Ronin Samurai de Mishima

Ronin Samurai de Mishima

Un Ronin no tiene el trato de maestro pero sigue siendo un Samurai, todavía tiene una posición de respeto. Están autorizados a utilizar armas ceremoniales y el equipamiento de los Samurai. Tienen permitido continuar en posesión de su armadura de combate, lo que es un gran privilegio, un vestigio del orgullo familiar y una marca de honor. El equipamiento pasa de una generación a otra; cada dueño se asegura de conseguir el más alto nivel de mantenimiento y respeto para su armadura.

Como todo Samurai, los Ronin a veces portan espadas ceremoniales; estas son normalmente dadas a los Samurai cuando son apadrinados por un lord particular. El Ronin tiene diversos caminos trazados frente a él pero a veces se encuentran a sí mismos perdidos y confusos sin el liderazgo para el que han sido entrenados desde la infancia.

La mayoría elige el camino del servicio bajo un nuevo lord como guerreros o ejecutores, siempre manteniendo su mala reputación como Ronin y viviendo en busca de una muerte honorable. Otros siguen o incluso trabajan como agentes libres para corporaciones rivales. Esto es porque los Ronin siempre son tratados con desconfianza por las autoridades de Mishima y con desprecio por otros Samurais.

Luchan constantemente a veces buscando un par de monedas de un señor feudal. Como tal, se espera con cierta frecuencia que los Ronin actúen por debajo de lo habitual en los Samurais. Se espera de ellos que actúen como tropas de a pie, guardas y similares. A veces se presentan la potencia de fuego barata de un rifle de asalto o una ametralladora ligera; unas armas que un Samurai del Bushido nunca soñaría usar sin que se le cayera la cara de vergüenza. Después de todo, cuando uno ya ha perdido su honor, no puede haber mayor deshonor en utilizar armas de larga distancia. Los Ronin Samurai son considerados por los señores feudales una tropa barata y prescindible…ellos sólo son Ronin y morir por ellos es un honor.